La practica de regar las flores potencia la autoestima

La practica de regar las flores consiste en expresar verbalmente las cosas que realmente apreciamos en otra persona. Esto no es una mera adulación, es reconocer las buenas cualidades de otra persona y mostrárselas. Se expresa desde el corazón y no sólo de boca para afuera.

Niña regando floresPara regar las flores no sólo se reconoce las cualidades abstractas de otra persona: me contagia tu alegría, me transmites calma, me das confianza, derrochas bondad…, se señala las cosas concretas que la otra persona ha hecho para demostrar estas cualidades. Por ejemplo: me hiciste reír mucho anoche estabas divertidisimo, me gusto como me escuchaste cuando te exponía mi preocupación, fue un detalle por tu parte que recogieras la habitación sin que yo te lo pidiera, has estado fenomenal cuando has apoyado la decisión de mi madre.

Cuando regamos con habilidad las flores de las personas que nos rodean, potenciamos su autoestima.
La autoestima es una necesidad vital, tiene que ver con la supervivencia porque nos facilita enfrentarnos a la vida con seguridad y confianza, en lugar de hacerlo con miedo. La esencia de la autoestima es la experiencia de que somos competentes para enfrentarnos a los desafíos de la vida, y que somos dignos de felicidad.
Además, regando las flores construimos la base para una buena convivencia en nuestra familia, en el lugar de trabajo, en los grupos de amigos y en la sociedad en la que vivimos. La practica de regar las flores es una practica fundamental de la comunidad Wake Up /DESPIERTA.

Movimiento Wake UpWake Up, es una comuidad de jóvenes Budistas y no Budistas por una Sociedad Saludable y Compasiva. Practican el arte de vivir en la plena consciencia y quieren llevar su práctica a esta sociedad, sobrecargada de intolerancia, discriminación, deseo compulsivo, ira y desesperanza, mostrando el camino hacia una vida en armonía entre las personas y con el planeta Tierra.

El movimiento Wake Up fue fundado en 2008 por el maestro Thich Nhat Hanh, también conocido como “Thay” (maestro en vietnamita).

Thich Nath HanhThich Nhat Hanh nació en el Vietnam central en 1926. A la edad de 16 años ingresó en el monasterio zen de Tu-Hieu, cerca de Hue. Se sometió a una sólida formación de la escuela zen y del budismo mahayana recibiendo la ordenación completa en 1949. Thay ha combinado su conocimiento profundo de una variedad de métodos tradicionales de enseñanza con los métodos e ideas de la psicología occidental para formar su acercamiento a la práctica del zen moderno, y por ello se ha convertido en una influencia muy importante en el desarrollo del budismo para occidentales. Ha dedicado su vida, al trabajo de la transformación personal para el beneficio de los individuos y la sociedad, ha escrito más de cien libros y ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz.
Cuando no esta viajando por todo el mundo dirigiendo retiros sobre el “arte de la vida consciente”, Thich Nhat Hanh vive en Plum Village (Aldea de Ciruelos), en Francia, la comunidad de meditación que él fundó en 1982, donde enseña, escribe, trabaja en sus jardines y guía a su communidad global.
Plum Village comenzó en 1982 como un pequeño caserío rústico,  se ha convertido hoy en el mayor monasterio budista de Europa, con más de 200 monjes y monjas residentes, viviendo y practicando en cuatro aldeas diferentes hacia fuera través de la campiña francesa.
Cada año, Plum ViIlaje acoge a miles de practicantes de meditación de todo el mundo que vienen a experimentar el arte de la vida comunal consciente.

En el enlace siguiente puedes descargar el libro de introducción a la práctica Wake Up traducido al español. Descargar el libro Wake Up!

https://www.facebook.com/wakeupsain

Sangha española de Thich Nhat Hanh.
Sangha es una palabra originaria del sáncrito que se podría traducir cómo “comunidad de amigos en la práctica”. Se u sa generalmente para referirse a grupos budistas.
https://www.facebook.com/tnhspain

Libros de Thich Nhat Hanh
http://www.todostuslibros.com/autor/thich-nhat-hanh

http://plumvillage.org/

Formas de lograr la quietud mental

Recitar o esuchar mantras

La quietud mental es imprescindible para tener una vida saludable. Quietud mental no significa borrar todos nuestros pensamientos y dejar la mente en blanco. Se trata de reducir la velocidad de nuestros pensamientos, para así dejar de pensar en muchas cosas a la vez y permitir que nuestros pensamientos fluyan con calma de uno en uno.

Una de las formas de obtener la quietud mental es recitar o escuchar mantras
.

La palabra “mantra” se descompone en la raíz man (que significa pensamiento, mente) y tra (libera, protege), concluyendo de este modo que “un mantra es un sonido que nos libera de los pensamientos”.

El conocimiento (estudio) de los mantras nos remite a los Vedas. Los textos védicos son las escrituras más antiguas de todo el mundo.

Los mantras son vibraciones purificadoras que no sólo benefician al que lo recita sino también al entorno humano, animal, vegetal e inorgánico. Si una persona canta o escucha un mantra aunque no lo comprenda, éste genera buenos efectos sobre nosotros por las características vibratorias del sonido que impacta en nosotros.

El Om es el mantra primordial, se dice que el Om es el primer sonido que hizo expandirse al universo, es el primer sonido de la creación.

El mantra de la compasión OM MANI PADME UM, es el mantra más popular del budismo tibetano. Se pronuncia OM MANI PEME HUNG.

Cada una de las seis sílabas que componen el mantra tiene una virtud específica y poderosa para provocar la transformación en distintos aspectos de nuestro ser.

Recitar o escuchar durante un tiempo prolongado el mantra OM MANI PADME HUM, calma la mente, neutraliza los pensamientos negativos y confiere una poderosa protección contra toda clase de influencias negativas y contra varias formas de enfermedad.

El mantra se puede recitar a viva voz o mentalmente.

Diferencia entre religión y espiritualidad

religions_earthHermoso texto de Pierre Teilhard de Chardin (nacido en Oncines, 1 de mayo de 1881- Murío en Nueva York10 de abril de 1955), era un sacerdote Jesuita, teólogo, filósofo y paleontólogo frances que intentó construir una visión integrada de la ciencia y la teología.

 

 

*La religión no es sólo una, hay cientos.
*La espiritualidad es una.
*La religión es para los que duermen.
*La espiritualidad es para los que están despiertos.
*La religión es para aquellos que necesitan que alguien más les diga qué hacer, quieren ser guiados.
*La espiritualidad es para los que prestan oídos a su voz interior.
*La religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas.
*La espiritualidad te invita a razonarlo todo a cuestionarlo todo.
*La religión amenaza y amedrenta.
*La espiritualidad da Paz interior.
*La religión habla de pecado y de culpa.
*La espiritualidad dice “levántate y aprende del error”.
*La religión lo reprime todo, y en algunos casos es falsa.
*La espiritualidad lo trasciende todo, te muestra la difeencia entre la realidad y la Verdad.
*La religión no es Dios.
*La espiritualidad es el Todo y, por lo tanto, es Dios.
*La religión inventa.
*La espiritualidad descubre.
*La religión no indaga ni cuestiona.
*La espiritualidad lo cuestiona todo.
*La religión es humana, es una organización con reglas.
*La espiritualidad es Divina, sin reglas.
*La religión es causa de división.
*La espiritualidad es causa de Unión.
*La religión te busca para que creas.
*La espiritualidad la tienes que buscar tú.
*La religión sigue los preceptos de un libro sagrado.
*La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.
*La religión se alimenta del miedo.
*La espiritualidad verifica y se alimenta de la confianza y la fe.
*La religión te hace vivir en el pensamiento.
*La espiritualidad te hace vivir en la conciencia.
*La religión se ocupa del hacer
*La espiritualidad se ocupa del Ser.
*La religión alimenta el ego.
*La espiritualidad nos permite trascender.
*La religión nos hace renunciar al mundo
*La espiritualidad nos hace vivir en Dios, no renunciar a Él.
*La religión es culto.
*La espiritualidad es la meditación.
*La religión nos hace soñar con la gloria y el paraíso en el futuro.
*La espiritualidad nos permite  vivir la gloría y el paraíso aquí y ahora.
*La religión vive en el pasado y en el futuro.
*La espiritualidad vive en el presente.
*La religión en-claustra nuestra memoria.
*La espiritualidad libera nuestra conciencia.
*La religión cree en la vida eterna.
*La espiritualidad nos hace conscientes de la vida eterna.
*La religión promete después de la muerte.
*La espiritualidad es encontrar a Dios en nuestro interior durante toda la vida.

“No somos seres humanos que pasan por una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que pasan una experiencia humana”.

 

_______________

Visto en: http://www.pensamientoconsciente.com/?p=5717

 

Los diez ladrones de tu energía – Dalai Lama

1 Dalai Lama - Los diez ladrones de tu energía

  1. Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

  2. Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

  3. Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

  4. Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

  5. Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

  6. Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

  7. Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

  8. Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

  9. Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

  10. Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

______________

http://spanish.tibetoffice.org/sobre-el-dalai-lama/biografia

Cerrando círculos

Cerrando círculos  de Paulo  Coelho

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando puertas, cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

Cerrando círculos

¿Terminó con su trabajo? ¿Se acabó la relación? ¿Ya no vive más en esa casa? ¿Debe irse de viaje? ¿La amistad se acabó? Puede pasarse mucho tiempo de su presente “revolcándose” en los por qués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cuál hecho.

El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos. A pasar la hoja. Al terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió. Y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. No. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso a veces es tan importante romper fotos, quemar cartas, destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente. El pasado ya pasó. No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quién es usted. Suelte el resentimiento, el prender su “televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción. Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron. ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos.

Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.

Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual, porque en la vida nada se queda quieto nada es estático. Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida.

Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo llegó sin ese adhesivo, por lo tanto es costumbre vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero… cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte…

Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!